diumenge, 2 d’abril de 2017

PINTXOS EN EUSKADI 3

Cuando llega febrero, en Astigarraga comienza la temporada de txotx: sidra y chuletón. Suele acabar a finales de mayo así que durante esos 4 meses buscamos un fin de semana para disfrutar de la sidra en compañía de amigos y tres actividades principales entre alguna que otra visita cultural: cena o comida en el restaurante Goiko Itturri, ir de pintxos y menú sidrería. En esta entrada os cuento como ha ido la actividad "de pintxos".
Repetimos el mismo apartamento por instalaciones, precio y como no, por ubicación: está situado justo delante del Bar Sport, donde hacen el mejor foie a la plancha de toda Donostia, bueno de Euskadi, bueno del mundo. El erizo de mar también está muy bueno y hacen un timbal de manitas con hongos que tampoco se queda atrás en calidad. Además, el personal es muy atento y amable, a mi me apetecía un pintxo con atún y prepararon uno delicioso en el momento. Tienes también pinchos menos elaborados, como el de bacon, queso y seta, o el de boquerón con crema de queso. Todos muy ricos y con la simpatía del Sport.


Justo al lado tenemos el Borda Berri, especialidad: carrillera de ternera en salsa y risotto de Idiazábal, entre otras. La carne se deshace y la salsa de tomate está para mojar pan (que lo tienes en el cestillo que te dan al pedir los pinchos) y el risotto es de los mas sabrosos que he pobado, claro que tiene un poco de truco para que tenga esta textura y es que no es arroz, es una pasta con forma de grano de arroz que permite servirlo en el punto perfecto aunque lleve algún tiempo preparado. La combinación con un Idiazábal de ahumado suave es maravillosa.

Ahora nos vamos de la calle Fermín Calbetón a la paralela de atrás, calle Pesacadería, y tenemos dos locales imprescindibles: uno es el Bar Txepetxa, el rey de la anchoa. Puedes pedirla jardinera, con crema de centollo, con foie y compota de manzana, con huevas de trucha, con pate de oliva, con huevas de erizo de mar... Bueno, mejor vas y miras la carta, ¡las combinaciones son tantas!
Y el otro es el Zeruko, pintxos muy elaborados en cocina y más sencillos en barra. Este también es de los que repetimos pero es que ¡hay tantos pinchos para probar y algunos que repetir! Un poco cansados ya de la hoguera de bacalao y la humarada que se forma en el local cuando se piden muchas a la vez, y como la hamburguesa de txipirón ya la hemos repetido (las podéis ver aquí) esta vez fuimos a por nuevos pintxos, bueno, menos el magret de pato con frutos rojos y el foie a la planxa (por eso de comparar con el del Sport, pero no hay rival). Probamos las gulas con patata y huevo, aunque el huevo estaba muy hecho era un buen pincho; el cochinillo con chips, que estaba delicioso, de esos hechos a baja temperatura durante horas; el sashimi de Tolosa, que al menos no ahuma tanto como la hoguera de bacalao; la viera a la plancha y la kokotxa con foie son tapas también muy ricas; y otros menos sofisticados como crema de queso con salmón y un pincho de xampi con huevo de codorniz. En el Zeruko también hay postres y aunque no quedaba pastel de queso nos atrevimos con el Bob limón: una especie de huevo frito, que en realidad es nata con una bola rellena de almíbar de ¿maracuyá?, el pan es bizcocho de limón esponjoso y el cilindro de frambruesa simula la longaniza. Para acabar se come la flor o botón de Sichuán (también llamada "flor eléctrica") que te deja la boca chisporroteante.




En la otra parte de "el viejo", por la calle 31 de Agosto tenemos unos cuantos más y en esta ocasión nos paramos en A fuego negro, un local moderno con la carta en las paredes en diferentes cuadros.
Típico el tigretón de mejillón que se come con cuchara cogiendo todas las capas. La Mackobe, una miniburger de carne de wagyu con 
pan coloreado con tomatea y compañada de chips de plátano; Bakailu, que es bacalao con "currimigas" sobre una cama de crema de coliflor; los encurtidos de la casa, con un delicioso huevo de codorniz en salmuera; las navajas con almendra y melón, refrescantes. Y como no, la tortilla de patata, solo con patata, con adeptos y detractores... la cebolla ¿es imprescindible?

Casi al lado está el
Gandarias. Un clásico del que es dificil destacar algún pincho pero el solomillo es uno de los más solicitados, junto con el risotto con hongos, aunque también probamos la croqueta de jamón.
Para desayunar no hay mejor sitio que el Iratxo, tienen unos panes para las tostadas deliciosos y ellos mismos hacen la mermelada; si prefieres desayunar salado, te preparan una tortilla con pimientos verdes en el momento. Lástima que cierra los domingos así que el domingo ¡es mejor ir a desayunar foie al Sport!
Las actividades de sidrería y Goiko Itturri, en próximas entradas al bloc. Agur!!!!

2 comentaris:

  1. Aquests queda guardat com post de referència... :)

    L'única discrepància és Fuego Nero.... Potser perquè fa 5 o 6 anys hi vaig tenir un desengany, però aquest darrer cop, després de mirar els llistats penjats a les parets, vam decidir no quedar.nos...

    Salut!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gràcies per la confiança! Aquest post s'ha de perfeccionat al proper any, al Gandarias queda molt per tastar i m'he quedat amb ganes de la truita de patata del Néstor (just davant del Zeruko), però aquesta truita és dificil de tastar, només fa dues a dia i t'has d'apuntar al moment just.
      A fuego negro té bons pinxos però amb la quantitat de "tabernas" que hi ha, pots evitar-lo sense problemes :-D

      Salut!

      Elimina