diumenge, 21 de desembre de 2014

ADELAÏDE RESTAURANT, CASSOULET Y VISTAS EN CARCASSONNE

Establecimiento: Adelaïde Restaurant
11000 Carcassone
Place Sant Jean - La Cité
Tfn 04 68 47 66 61
Precio orientativo: 23€
Menús a 16 y 24,50€

Adelaïde Restaurant

Situado en La Citè, Carcassonne, con una terraza con vistas espectaculares y dos menús, a  l6€ y a 24,50€. Correcto en cantidad, calidad y servicio. Sin duda, unas sobradas 3 estrellas Pepa Pink.

LOCAL





Acceso:
Fácil
Aparcamiento:
Dificil
Espacio:
Mediano
(aprox 40p)
Aire acond. Calefacción
Distribución:
Buena
Iluminación:
Focos
Mobiliario:
Cómodo
Sillas
Trona infantil
Limpieza servicios:
Buena
Secador manos:
Aire aut.
Cambiador:
No
Extras:
No
PERSONAL


CARTA


Vestuario:
Uniforme
Amabilidad:
Eficacia:
Presentación:
Corta
Moderna
Vinos:
Vinos de la Tierra

IDIOMAS





Francés
InglésEspañol


Carcassonne tiene una ciudad medieval fortificada a la que llaman La Cité. Está un poco saturada de tiendas y restaurantes, pero si entráis al castillo (Château Comtal) os podéis abstraer un poco e imaginar cómo vivían allí hace un millar de años. La entrada para estudiantes hasta los 25 años, niños, discapacitados y su acompañante, y parados es gratuita, el resto paga 8,50€. Merece la pena entrar y así, al salir, giráis a la izquierda y llegáis a una plaza donde hay tres restaurantes. Pues el primero de la izquierda es el Adelaïde, y si vais con reserva, mejor.




Tiene una terraza con unas vistas fantásticas pero el día que fuimos nosotros hacía mucho frío y llovía a ratos así que comimos dentro. Tuvimos que esperar casi media hora por llegar tarde y sin reserva (en Francia ir a comer a las dos es "ir tarde"), fuimos los últimos en coger mesa.

Elegimos los 9 el menú de 16€ (IVA incluído) porque tenía cassoulet. En Francia los menús incluyen el pan y el agua (del grifo), las bebidas son aparte y los vinos no son baratos.

Pedimos una botella de vino blanco para amenizar la espera (Serment Hypocrate) y luego durante la comida tomamos Castelmaure 2013 de Corbières. Os cuento un par de platos de entre los 9 comensales.



Entrantes: Camembert al horno, acompañado de una ensalada. Nos trajeron vinagre y aceite de oliva. Que bueno estar en el Mediterráneo!!

Ensalada de mollejas, que eran de pato. Es un plato bastante habitual en las cartas francesas.

Principales: Cassoulet, un plato típico que podéis encontrar en lata y en tarro. Nosotros compramos por encargo. No es muy elaborada pero sí de cocción lenta y larga, es un guiso de judías blancas con pato, puede ser oca también, y lleva una especie de butifarra, tocino, especias... Se mete en el horno hasta formar costra. Delicioso y en buena cantidad.

Faux filet a la parrilla. Muy bueno, acertado en el punto que se les pidió, carne perfecta. Lo hubiera comido más grande pero bueno, por este precio no se puede pedir medio kilo...
Postres: todos como locos a pedir la crème brûlée, que no deja de ser una crema quemada, actualmente llamada crema catalana. Decían que estaba bien, sin excesos. Claro, por Cataluña hay mucha crème brûlée  y ya tenemos el paladar enseñado. :-)
Yo opté por el queso blanco y resultó ser un cremoso queso que me recordaba a los pettis esos que nos daban de pequeños, bueno, a mi no me daban que estaba gordita... siempre esperaba que alguien del cole, al que le daban dos, me diera uno. Disfruté un montón con el queso y un poco de azúcar.


El local está muy bien, el fallo es que para ir la baño hay que subir una escalera de caracol de hierro, nada fácil para personas con movilidad reducida, y el secador de manos es de aire, aunque de los que secan. La atención es muy buena, rápidos y amables, se esfuerzan en hablar español; la relación calidad-cantidad/precio es buena, incluida la cassoulet, y eso que es una zona turística!! Al final salimos a 23€ por cabeza.

Si os interesa mucho probar este plato podéis ir de Narbonne a Tolouse haciendo la ruta de los cassoulets. Bon appétit!!!



4 comentaris:

  1. Jo soc un fan del Cassoulet... En hi han de memorables.

    Fa molts anys vai fer una estada cultural d'un mes, en un castell tocant a Castelnaudary. I Castelnaudary es consideren el bressol del Caussoulet (rivalitats tipus el nostre xató per la que competeixen Sitges, Vilanova i d'altres).

    I ja imagines que em vaig posar de Cassoulets fins a no poder més. Tot i que tenia estada al castell, m'escapava sovint i fins i tot vaig fer bons lligams amb la gent de la zona. Molts bons records..

    Si us va el tema gastronomia francesa, mira aquesta activitat... La vam gaudir molt i penso fer-la de nou algun dia:

    http://cuinairestaurants.blogspot.com.es/2011/12/festival-al-voltant-de-lanec-12.html

    És molt recomanable..!!. I si mires a la secció "històric", trobaràs també la 2a part de la història..

    ResponElimina
    Respostes
    1. Impressionant. L'ànec és la meva au preferida per menjar, i el fetge a la planxa més, però fresc i a la planxa. Tinc a la memòria un d'un restaurant de Paris que no oblidaré mai, ja miraré les fotos a veure si puc trobar el nom el lloc.
      Tindré en compte aquest festival de l'ànec per properes escapades, gràcies!!!

      Salut!

      Elimina
  2. Ricard.... Tu vols fer-me posar malalt??? Què és això d'anar fent rutes monogràfiques d'ànec i cassoulets?? Que jo vull anar l'any vinent i he de controlar els meus nivells... ;-)

    La última que vaig menjar una cassoulet, va estar cuinada a casa d'un amic que havia estat un bon xef a França, em va deixar fora de joc i em va fer, allò que es diu quan se't tanca la boca de l'estomac (vaig gripar).

    Pepa. Espectacular el lloc i el menjar, tan el cassoulet com els pedrers d'ànec, que també em tornen boig...

    Salutacions!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Diuen que la crosta del cassoulet s'ha de trencar en 7 cops. Aquesta no va ser així però puc assegurar-te que estava molt bo.

      Carcassonne queda a tres horetes de Bcn, tot és animar-se!
      Salut!

      Elimina